Huracan Harvey y Salario Robado

Huracan Harvey y Salario Robado

El huracán Harvey ha dejado un devastador efecto en el Sureste de Texas y área limítrofes, causando daños sin precedentes. En la secuela, tenemos que asegurarnos que los derechos de los trabajadores estén protegidos de empleados bajos quienes buscan de utilizar la crisis para evitar de pagarles a sus empleados y ganar la ventaja de tiempos de necesidad. 

Cuando las aguas de la tormenta se avanzaban, muchos oficiales de seguridad y conserjes se mantuvieron en sus puestos por horas, sin tiempo libre para asegurarse de la seguridad y mantenimiento de los edificios de la ciudad, a pesar de los peligros y pérdida de luz en varias localidades. Ahora algunos de estos empleados están preocupados que sus empleadores no les pagaran por ese tiempo dedicado a proteger y mantener propiedad de la ciudad.

Además, cuando el huracán azotó los caminos, automóviles, hogares, transportación pública, infraestructura y mucho más, algunos empleados sintieron presión de reportarse a sus lugares de empleos en condiciones peligrosas, a pesar de no tener cómo llegar.

De acuerdo a Marianela Arreaza, la directora ejecutiva de Fe y Justicia, una organización sin fines de lucro basado en Houston, quienes apoyan inmigrantes de bajo ingreso con representación legal, “Despues del huracan Ike, nuestro Centro de Trabajo, observó una elevación de robo de salario y lesiones en el trabajo.” Estos encuentros añaden a un reporte , “Una Injusticia Para Todos- Vidas de Trabajadores en la reconstrucción de Nueva Orleans”, quien encontró problemas similares de robo de salario después del Huracán Katrina.

Es claro que los robos de salario son un gran problema en la industria de servicio. Queremos asegurar que ninguna compañía gane por tomar ventaja de tiempos vulnerables- oficiales de seguridad y conserjes quienes protegen los edificios de nuestra ciudad, deberían ser pagados por las horas que trabajaron, no deberían de tomar acción por no tener medios de como llegar al trabajo por causa de un huracán , deberían de ser pagados al menos cada dos.

Semanas y en acordancia con las leyes Federales y estatales. No deberían de ser negados por desempleo si un local está cerrado por causo de un fenómeno atmosférico y no deberían trabajar en cualquier local estipulado inacceptable por la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA).